Editorial

“En realidad, la imaginación del buen artista o pensador produce constantemente lo bueno, lo mediocre y lo malo; pero su juicio extremadamente aguzado, ejercitado, rechaza, elige, combina”.
Friedrich Nietzsche

 

La extrema fatiga causada por medios radiales como Radiónica o Radioacktiva, que se limitan a reseñar artistas sin dar ningún tipo de apreciación objetiva, más motivados por la generación de aceptación y empatía que por ejercer el oficio de crítico musical, no iguala a la idiotez de crear contenidos con entrevistas mediocres, hechas por presentadores cuyos referentes musicales no van más allá de viejas glorias argentinas de los 80.  Por otra parte, medios escritos como Rolling Stone y Vice, se olvidan por completo del periodismo crítico y se decantan por artículos huecos y faltos de relevancia, buscando validación en mentes pequeñas ávidas de contenidos basura.

Ya lejos quedan esas palabras de Nietzsche con las que inicia esta editorial y en las que describe ese músico sensato y reflexivo que se toma en serio todo lo que produce. Ya lejos está el crítico sentencioso y atinado que sabe cuando algo está bien o es digno de ser enviado a la papelera de reciclaje. Vivimos una época donde todos podemos expresarnos libremente, tenemos un sinnúmero de herramientas a nuestra disposición,  pero tristemente también carecemos de todo tipo de juicio y autocontrol.

Es por eso que nos hemos visto en la obligación de iniciar esta publicación escrita y de difusión gratuita, en la que nos interesa hablar de música y por qué no, de la escena cultural en Medellín. Salir de esa comodidad a la que nos acostumbró una escena viciada en la que todo está bien y en la que todos son virtuosos y excelentes compositores.

Sin embargo, cabe aclarar que no pretendemos ser la única voz, ni tener el báculo de la verdad. No queremos acallar a los demás medios ni mucho menos. De hecho, como lo dijimos anteriormente, tenemos muy claro que todos son libres de publicar su basura.  Por eso también sabemos que podemos convertirnos fácilmente en el anatema de esta escena, no obstante vemos la necesidad de mostrarle a los medios, la ruta que debieron haber escogido hace años. Una ruta pedregosa, sinuosa y espinosa que requiere un poco más de inteligencia y que seguramente les dará menos “me gusta”, pero que al final del día será más gratificante.

Por último, queremos resaltar el hecho de que ésta no será una publicación que caerá en el facilismo de criticar porque sí o de intentar ser irreverente, para eso ya hay muchos blogs y revistas con resultados más que desafortunados. Es algo que es necesario puntualizar porque de plano no sólo no nos interesa, sino que nos llevaría a un extremo que nos igualaría a la ya de por sí mediocre prensa musical actual. De ahí que lo único que buscamos entonces y que de verdad nos quita el sueño, es la necesidad de hablar de música y de intentar hacerlo bien. Porque como bien dicen por ahí, para que las cosas queden bien hechas es necesario hacerlas uno mismo.

Bienvenidos a Socorro

Pogue Mahone

 

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *