The equation beats – 1942

The equation beats
1942
Sello: Afterclass
Año: 2017

La música programática es aquel tipo de música que tiene como objetivo evocar imágenes o sentimientos más allá de lo que ésta por sí sola pueda transmitir. 1942, para The equation beats, es eso; un viaje contado en clave de hip hop instrumental, por el mundo de los 8 bits y a bordo de uno de los legendarios bombarderos bimotor utilizados en la guerra del pacífico y que protagonizan el clásico shoot’em up de Capcom con el mismo nombre.

Publicado bajo el sello Afterclass de la ciudad de Medellín, 1942 es una aventura hip hop instrumental muy al estilo “Shades of blue” en el que priman melodías jazz, pianos y vientos soul maleados y comprimidos a punto de MPC. Sin embargo, aunque en sus máximos exponentes se trata de un tipo de beat making de gran calidad que logro disfrutar mucho, en The equation beats siento que no se logra una mayor trascendencia debido a que falta un poco de riesgo y no es mucho lo nuevo que se aporta  al género.

No me malinterpreten, 1942 es un buen disco y para un beat maker es un excelente ejercicio. Sin embargo, debo aclarar que salvo Hunky punky, su marcado bombo-clap es tal vez el único punto flaco de este trabajo. Lo repetitivo de sus partes rítmicas contienen esa libertad de la que aparentemente goza el jazz, dentro de una camisa de fuerza de ambientes 4/4 sin mayor tipo de variaciones. De hecho, debido a la monotonía de las partes rítmicas, los tracks llegan a hacerse tediosos después de un rato, y se deja entrever una posible intención de una música instrumental hecha exclusivamente para acompañar partes vocales, situación que no permite exhumar ese placer que sí logran grandes joyas del género.

Pese a esto, 1942 es un disco bien confeccionado, con pasajes interesantes dentro de una escena del sur del área metropolitana que apuesta por menos General MIDI y más groove, y que está logrando emular ese sonido MPC basado en samples. Una escena que tiene todavía mucho por aprender y que, si retoma la humildad que ha ido perdiendo con un poco de autocrítica, puede llegar a trascender en un género que desde hace un tiempo ha venido perdiendo el norte.

Pogue Mahone

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *