La banda del Bisonte, Memorias

La banda del bisonte

Memorias

Sello: independiente (la finca estudio)

2018

Memorias es el primer álbum de la banda del bisonte, una propuesta de rock alternativo creada en la ciudad de Medellín, jóvenes con una convicción musical fuerte, que han dedicado todos sus esfuerzos por dar a conocer de una manera apropiada su material, dentro de una pequeña industria musical independiente que cada vez logra ser un poco más competitiva en términos de producción, un momento interesante por la rapidez con que se están estrenando discos en el país, realizando pequeños festivales e incluyendo a bandas nuevas a festivales de mayor envergadura, así sea en términos de público y no de curaduría.

Dicho esto, Memorias es un disco que pudo ser pertinente en 1990, junto a cualquier disco de Bajotierra, el pez o alguna de las bandas de rock famoso local, tanto su música como sus letras tienen el mismo sentimiento nostálgico por el Medellín de los noventa, sus fórmulas tanto armónicas, estructurales (estrofa coro estrofa solo coro) se repiten hasta la saciedad, sin generar mucho interés en la letra, ya que sus frases no conducen a ningún lado.

El disco es una reinterpretación del Pobre y el último mamonazo de Mumford & Sons: una guitarra haciendo lo que en mis años de universitario llamábamos yan ya ra o abajo rasgueo, arriba dos veces, abajo dos veces, arriba abajo hasta el final. No tenemos problema con que se usen fórmulas convencionales y por demás comerciales en la música actual de la ciudad, lo que nos preocupa es que la fórmula no es aprehendida por dicho grupo, o variada; tampoco nos molesta que tomen referencias locales o extranjeras de su preferencia, es el asunto de no alcanzar a modificar ni una pizca dicha copia, pues crear himnos es difícil, sobre todo uno que todo el mundo coree.

Ahora bien, sobre este punto, es bastante incomodo tener tanto unísonos vocales en un disco, hace que pareciese la misma canción de principio a fin, incluso cuando cambian a la instrumentación acústica (pues como buen disco de rock debe tener una o dos baladas) se usa excesivamente de dicho recurso. Nos interesaría saber qué puede hacer esta banda sin hacer un pastiche de las bandas alternativas (famosas o radiables en esta ciudad) de los noventas, pasadas por una o dos referencias latinoamericanas (Zoe, Caifanes) y un par de bandas extranjeras (actuales en términos de consumo), a qué sonaría un filtro más investigado desde el punto de vista de la producción, pues hay muchas bandas locales que están explorando en esa escena alternativa latinoamericana que ha propuesto una sonoridad desconectada o perpendicular a la tradición, creando una nueva línea, pero siento o presiento que esta banda no es de melómanos consumidores de discos, de gente que arriesga la oreja un poco, más bien todo lo contrario, pareciera el ejercicio de una banda de colegio armada para participar en el tradicional coros y conjuntos.

Kaliman

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *